lunes, 9 de septiembre de 2013

TIPS PARA COMPRAR SANO

Aunque todos sabemos que los alimentos altamente procesados no son buenos para nuestra salud, por sus elevados contenidos en grasas, azúcares, sales y aditivos químicos y, sobre todo y más que nada para los niños, también es verdad que es muy difícil resistirse, y muy especialmente, para ellos, pues las empresas productoras de dichos alimentos nos lanzan continuos cantos de sirena mediante sus atractivos envoltorios o sus campañas publicitarias.
Por eso, voy a enumerar las pautas que seguimos en casa para intentar zafarnos de ellos lo más posible. Aunque, he de confesar que no siempre lo conseguimos, sí que es cierto que lo reducimos en gran medida.  Al fin y al cabo, si los niños no tienen esos alimentos "basura" en casa, y se les ofrece, sobre todo, comida sana y ven a sus padres comer saludable, tienen ya recorrida mucha parte del camino.
Bien, pues ahí van. Los dividiremos en 3 apartados.
 
Planificación de la compra:
  • Realiza un menú semanal, intentando conjugar gustos de la casa con comida sana (sí, ¡¡ya sé que a veces es casi imposible!!). Evitarás quebraderos de cabeza a la hora de preparar la comida cada día, y como consecuencia, optar, al final, por la comida más rápida y menos saludable.
  • Haz una lista de la compra con los ingredientes necesarios para cocinar ese menú semanal. Así, la cesta de la compra será más barata y se limitará a los alimentos sanos que necesitas para prepararlo.
  • Intenta, siempre que puedas, no acudir a comprar con los niños, sobre todo a las grandes superficies, donde se concentran, especialmente en la zona de cajas, gran cantidad de productos insanos, y que, muchas veces, les compramos por evitar una monumental rabieta.
  • No vayas a comprar con hambre. Todo te apetecerá y te parecerá poco.
  • Evita las horas con más aglomeraciones. Con el agobio no leerás correctamente las etiquetas y cogerás lo que te pille más cercano.
  • Decántate a la hora de realizar la compra, por establecimientos que posean comida ecológica, para asegurarte evitar que pesticidas y otros químicos lleguen hasta tu plato.
Una vez dentro del supermercado:
  • Centra tu compra en la parte más externa de los supermercados, allí es donde se encuentran los productos frescos. Por el contrario, evita acercarte a las zonas centrales, allí encontrarás los productos procesados. La mayor parte de las veces, si no los ves, no los compras.
  • Cíñete a la lista de la compra que hiciste en casa. Conviértela en una lista cerrada, o casi, de la comida que necesitas. Además de ayudarte a ahorrar, evitarás antojos de alimentos que “se meten por los ojos” pero, en realidad, ni necesitas ni le convienen a tu salud.
  • Fíjate en los carteles que se encuentran al inicio de las calles y te detallan qué alimentos se encuentran en cada una. Así irás a tiro hecho, haciendo tu compra más rápida y evitando “tentaciones” al recorrer todas las calles.
Eligiendo los alimentos :
  • El listado de ingredientes de un alimento está ordenado de mayor a menor peso presente en el producto. De hecho, hay alimentos que mencionan en su nombre ingredientes que, después, están presentes en él en cantidad ínfima, o puede que hasta ni siquiera lo contengan. Por ejemplo, existen batidos de chocolate que no tienen chocolate como ingrediente si no, únicamente, aroma de éste.
  • Evita los alimentos que tengan más de cuatro o cinco ingredientes en su etiquetado. Lo sencillo es mucho más sano.
  • Desecha de tu carro de la compra aquellos productos que tengan ingredientes difíciles de pronunciar al primer vistazo. Los alimentos naturales se nombran muy fácilmente.
  • No abuses de los alimentos publicitados en los medios. El pan de toda la vida no necesita anunciarse, y, a pesar de todo, sus ventas no decaen.
  • Aléjate de los alimentos que tienen una larga vida. Pueden ser más o menos perecederos, pero, al final, deben pudrirse en un periodo lógico de tiempo. A los que no les sucede eso, son los más procesados y con más añadidos químicos para retrasar la evolución normal del alimento.
  • Y, sobre todo, y de vital importancia para nuestros chiquialérgicos, REVISA LOS ALÉRGENOS ETIQUETADOS. Ummmmm, me parece que haré otro post para este punto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario