viernes, 13 de septiembre de 2013

STAEDTLER, ¡ESTOY QUE TRINO!

Para comprar el material que mi hijo necesita para el colegio, me he puesto en contacto con Staedtler y, confirmar así, si sus lápices de grafito son aptos para APLV.
Para ello les he remitido el siguiente correo:

Mi hijo es alérgico a la leche. Quisiera saber si sus lápices de grafito la contienen como ingrediente o pueden estar contaminados de ella (trazas).
Gracias.

De manera muy rápida (eso hay que reconocerlo), he recibido otro correo, contestándome a esta cuestión que les planteaba. Copio y pego, según me ha llegado:
 
Buenos días,
En primer lugar, queremos agradecerle el interés que demuestra en nuestros productos.
Referente a su consulta, me gustaría incidir en que nada es más importante para STAEDTLER que la seguridad infantil. Desde su fundación, invierte muchos esfuerzos personales y económicos cada año para ofrecer al sector educativo y a los niños y niñas en particular unos instrumentos de escritura seguros, eficientes y de calidad. En este sentido, le confirmamos que nuestros productos no incluyen leche en su composición pero, como un grueso importante de las materias primas que utilizamos proceden de suministradores externos y están fabricadas con productos naturales, no podemos confirmar al 100% que no tengan trazas de dicho ingrediente (aunque, desde nuestro punto de vista, pudiéramos casi asegurarlo).
Es cierto que algunos de nuestros competidores en el mercado aseguran estos temas en su etiquetado y, quizás en algunos casos, demasiado alegremente. Para nosotros, sin embargo, el tema es, como usted entenderá, tan sumamente importante, que nuestra respuesta debe ser cautelosa y siempre exacta con nuestros conocimientos.
En cualquier caso, esperamos que confíe en nuestra experiencia al frente del sector escolar y, evidentemente, estamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional que desee realizarnos.
Saludos cordiales.
 
Departamento de Marketing
STAEDTLER IBERIA, S.A.
P.I. Agripina - Comunicacions, 12
08755 Castellbisbal (Barcelona)
 
Pues, de la lectura de semejante respuesta es de donde viene el título de este post. Y es que, ESTOY QUE TRINOOOOOOOO!!! Cómo puede mostrarse semejante falta de interés por un tema que cada vez afecta a más niños, y también adultos, en todo el mundo. Y, lo peor, disfrazarla de una comprensión e interés inusitado en otras marcas competidoras. El resultado ha sido una respuesta plagada de vaguedades que de muestra una gran falta de empatía por su parte.
Así que lo que hecho ha sido enviarle mis "trinos" en forma de correo de vuelta, tal que así:
 
Agradezco enormemente su interés y su celeridad en la respuesta, pero, al no poder asegurar al 100% la ausencia de trazas, no me es posible consumir sus productos, a pesar de esa experiencia que señalan que poseen.
Desconozco si la ausencia de trazas de ciertos alérgenos que etiquetan otras marcas competidoras suyas sea una declaración hecha "a la ligera", como ustedes dicen. Quiero pensar que todas las marcas etiquetan de forma responsable, pues en los casos de alergia es la propia vida la que está en juego, que puede perderse en cuestión de pocos minutos si una persona entra en contacto con el alérgeno que le perjudica.
Igualmente, les animo a que, además de interesarse por el tema, se impliquen de forma más activa y discriminen si realmente sus productos, o parte de ellos, poseen determinados alérgenos, pues, si se fija en la respuesta que me envía, más que ayudarme me desconcierta. Por una parte, no es capaz de confirmarme si sus lápices de grafito son aptos para la alergia de mi hijo, y por otro, me siembra dudas sobre otras marcas que, al menos aparentemente, sí que lo son. Como consecuencia, parece no quedarme más opción que mandar a mi hijo al colegio con un puñado de ceniza en su mochila a pintar bisontes en las paredes cual hombre de Altamira.
Muchas gracias..
 
Ea, y ahora, a trinar a otra parte, no sin antes comentaros que barrunto nueva respuesta por parte de la marca. Os mantendré informados.

No hay comentarios :

Publicar un comentario