domingo, 22 de septiembre de 2013

PROGRAMA AIRE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Acaba de llegarme la tarjeta de mi hijo que acredita que se encuentra inscrito en el programa Aire.
Este programa fue puesto en marcha por la Junta de Andalucía hace ya 7 años. Con él se da cobertura a los pacientes asmáticos graves y anafilácticos, con objeto de proporcionarles una asistencia más rápida y adecuada que, ante una urgencia relacionada con este tipo de patologías, sólo tendrán que facilitar su nombre o número de inclusión en el programa, al teléfono de urgencias para que éste pueda acceder automáticamente a su historia clínica y, así, agilizar la activación de los equipos de emergencias. 
La manera de acceder a formar parte del programa Aire es muy sencilla. Se realiza una llamada al 902.505.060, teléfono del servicio de Salud Responde de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía dándole a conocer que queremos formar parte de él. Ellos, por su parte, nos enviarán a casa una carta informándonos del procedimiento a seguir, que no es otro que enviar los informes médicos relacionados con la alergia o asma, y rellenar un impreso con los datos personales y una serie de cuestiones. Todo ello será valorado de cara a la inclusión en el programa.
La carta también contiene un díptico informativo del programa Aire (os dejo un enlace al mismo)

http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/library/plantillas/externa.asp?pag=http://www.epes.es/anexos/publicacion/Folleto_Aire/Programa_Aire.pdf

Personalmente, tras enviar todo el papeleo, he tenido que esperar unos meses la llegada de la tarjeta acreditativa. En ella, aparece un número, que es el que le corresponde a él, y su nombre y apellidos.
Como no he querido estar estos meses de espera sin saber si se encontraba o no inscrito en el programa, por miedo a una nueva anafilaxia en algún momento, llamé de nuevo a Salud Responde pidiendo información. Desde allí, me confirmaron su inscripción y me facilitaron su número por si me fuese necesario durante esos meses en los que tardase en llegarme la acreditación.
Pues bien, como digo, hoy me ha llegado la tarjeta por correo y la he guardado en mi cartera con el deseo más profundo de que duerma allí el sueño de los justos.

viernes, 13 de septiembre de 2013

STAEDTLER, ¡ESTOY QUE TRINO!

Para comprar el material que mi hijo necesita para el colegio, me he puesto en contacto con Staedtler y, confirmar así, si sus lápices de grafito son aptos para APLV.
Para ello les he remitido el siguiente correo:

Mi hijo es alérgico a la leche. Quisiera saber si sus lápices de grafito la contienen como ingrediente o pueden estar contaminados de ella (trazas).
Gracias.

De manera muy rápida (eso hay que reconocerlo), he recibido otro correo, contestándome a esta cuestión que les planteaba. Copio y pego, según me ha llegado:
 
Buenos días,
En primer lugar, queremos agradecerle el interés que demuestra en nuestros productos.
Referente a su consulta, me gustaría incidir en que nada es más importante para STAEDTLER que la seguridad infantil. Desde su fundación, invierte muchos esfuerzos personales y económicos cada año para ofrecer al sector educativo y a los niños y niñas en particular unos instrumentos de escritura seguros, eficientes y de calidad. En este sentido, le confirmamos que nuestros productos no incluyen leche en su composición pero, como un grueso importante de las materias primas que utilizamos proceden de suministradores externos y están fabricadas con productos naturales, no podemos confirmar al 100% que no tengan trazas de dicho ingrediente (aunque, desde nuestro punto de vista, pudiéramos casi asegurarlo).
Es cierto que algunos de nuestros competidores en el mercado aseguran estos temas en su etiquetado y, quizás en algunos casos, demasiado alegremente. Para nosotros, sin embargo, el tema es, como usted entenderá, tan sumamente importante, que nuestra respuesta debe ser cautelosa y siempre exacta con nuestros conocimientos.
En cualquier caso, esperamos que confíe en nuestra experiencia al frente del sector escolar y, evidentemente, estamos a su entera disposición para cualquier consulta adicional que desee realizarnos.
Saludos cordiales.
 
Departamento de Marketing
STAEDTLER IBERIA, S.A.
P.I. Agripina - Comunicacions, 12
08755 Castellbisbal (Barcelona)
 
Pues, de la lectura de semejante respuesta es de donde viene el título de este post. Y es que, ESTOY QUE TRINOOOOOOOO!!! Cómo puede mostrarse semejante falta de interés por un tema que cada vez afecta a más niños, y también adultos, en todo el mundo. Y, lo peor, disfrazarla de una comprensión e interés inusitado en otras marcas competidoras. El resultado ha sido una respuesta plagada de vaguedades que de muestra una gran falta de empatía por su parte.
Así que lo que hecho ha sido enviarle mis "trinos" en forma de correo de vuelta, tal que así:
 
Agradezco enormemente su interés y su celeridad en la respuesta, pero, al no poder asegurar al 100% la ausencia de trazas, no me es posible consumir sus productos, a pesar de esa experiencia que señalan que poseen.
Desconozco si la ausencia de trazas de ciertos alérgenos que etiquetan otras marcas competidoras suyas sea una declaración hecha "a la ligera", como ustedes dicen. Quiero pensar que todas las marcas etiquetan de forma responsable, pues en los casos de alergia es la propia vida la que está en juego, que puede perderse en cuestión de pocos minutos si una persona entra en contacto con el alérgeno que le perjudica.
Igualmente, les animo a que, además de interesarse por el tema, se impliquen de forma más activa y discriminen si realmente sus productos, o parte de ellos, poseen determinados alérgenos, pues, si se fija en la respuesta que me envía, más que ayudarme me desconcierta. Por una parte, no es capaz de confirmarme si sus lápices de grafito son aptos para la alergia de mi hijo, y por otro, me siembra dudas sobre otras marcas que, al menos aparentemente, sí que lo son. Como consecuencia, parece no quedarme más opción que mandar a mi hijo al colegio con un puñado de ceniza en su mochila a pintar bisontes en las paredes cual hombre de Altamira.
Muchas gracias..
 
Ea, y ahora, a trinar a otra parte, no sin antes comentaros que barrunto nueva respuesta por parte de la marca. Os mantendré informados.

lunes, 9 de septiembre de 2013

TIPS PARA COMPRAR SANO

Aunque todos sabemos que los alimentos altamente procesados no son buenos para nuestra salud, por sus elevados contenidos en grasas, azúcares, sales y aditivos químicos y, sobre todo y más que nada para los niños, también es verdad que es muy difícil resistirse, y muy especialmente, para ellos, pues las empresas productoras de dichos alimentos nos lanzan continuos cantos de sirena mediante sus atractivos envoltorios o sus campañas publicitarias.
Por eso, voy a enumerar las pautas que seguimos en casa para intentar zafarnos de ellos lo más posible. Aunque, he de confesar que no siempre lo conseguimos, sí que es cierto que lo reducimos en gran medida.  Al fin y al cabo, si los niños no tienen esos alimentos "basura" en casa, y se les ofrece, sobre todo, comida sana y ven a sus padres comer saludable, tienen ya recorrida mucha parte del camino.
Bien, pues ahí van. Los dividiremos en 3 apartados.
 
Planificación de la compra:
  • Realiza un menú semanal, intentando conjugar gustos de la casa con comida sana (sí, ¡¡ya sé que a veces es casi imposible!!). Evitarás quebraderos de cabeza a la hora de preparar la comida cada día, y como consecuencia, optar, al final, por la comida más rápida y menos saludable.
  • Haz una lista de la compra con los ingredientes necesarios para cocinar ese menú semanal. Así, la cesta de la compra será más barata y se limitará a los alimentos sanos que necesitas para prepararlo.
  • Intenta, siempre que puedas, no acudir a comprar con los niños, sobre todo a las grandes superficies, donde se concentran, especialmente en la zona de cajas, gran cantidad de productos insanos, y que, muchas veces, les compramos por evitar una monumental rabieta.
  • No vayas a comprar con hambre. Todo te apetecerá y te parecerá poco.
  • Evita las horas con más aglomeraciones. Con el agobio no leerás correctamente las etiquetas y cogerás lo que te pille más cercano.
  • Decántate a la hora de realizar la compra, por establecimientos que posean comida ecológica, para asegurarte evitar que pesticidas y otros químicos lleguen hasta tu plato.
Una vez dentro del supermercado:
  • Centra tu compra en la parte más externa de los supermercados, allí es donde se encuentran los productos frescos. Por el contrario, evita acercarte a las zonas centrales, allí encontrarás los productos procesados. La mayor parte de las veces, si no los ves, no los compras.
  • Cíñete a la lista de la compra que hiciste en casa. Conviértela en una lista cerrada, o casi, de la comida que necesitas. Además de ayudarte a ahorrar, evitarás antojos de alimentos que “se meten por los ojos” pero, en realidad, ni necesitas ni le convienen a tu salud.
  • Fíjate en los carteles que se encuentran al inicio de las calles y te detallan qué alimentos se encuentran en cada una. Así irás a tiro hecho, haciendo tu compra más rápida y evitando “tentaciones” al recorrer todas las calles.
Eligiendo los alimentos :
  • El listado de ingredientes de un alimento está ordenado de mayor a menor peso presente en el producto. De hecho, hay alimentos que mencionan en su nombre ingredientes que, después, están presentes en él en cantidad ínfima, o puede que hasta ni siquiera lo contengan. Por ejemplo, existen batidos de chocolate que no tienen chocolate como ingrediente si no, únicamente, aroma de éste.
  • Evita los alimentos que tengan más de cuatro o cinco ingredientes en su etiquetado. Lo sencillo es mucho más sano.
  • Desecha de tu carro de la compra aquellos productos que tengan ingredientes difíciles de pronunciar al primer vistazo. Los alimentos naturales se nombran muy fácilmente.
  • No abuses de los alimentos publicitados en los medios. El pan de toda la vida no necesita anunciarse, y, a pesar de todo, sus ventas no decaen.
  • Aléjate de los alimentos que tienen una larga vida. Pueden ser más o menos perecederos, pero, al final, deben pudrirse en un periodo lógico de tiempo. A los que no les sucede eso, son los más procesados y con más añadidos químicos para retrasar la evolución normal del alimento.
  • Y, sobre todo, y de vital importancia para nuestros chiquialérgicos, REVISA LOS ALÉRGENOS ETIQUETADOS. Ummmmm, me parece que haré otro post para este punto.