domingo, 30 de junio de 2013

PLÁSTICOS Y SALUD EN LOS NIÑOS... Y MÁS ALERGIAS

Todos hemos oído hablar, en alguna ocasión, de los efectos nocivos que poseen los plásticos en nuestra salud, ya que, además de lo muy contaminante que es su producción y su reciclaje para el medioambiente, sus componentes son altamente tóxicos.
Pero, como consecuencia, lo peor es que nuestros niños, incluso en proceso de gestación, son los más afectados ante esta exposición a los plásticos, ya que su sistema inmune está aún en desarrollo. Y si, además, el contacto se produce por vía oral (recipientes de comida o chupando juguetes), la situación empeora, ya que todas las toxinas que tienen estos plásticos pasan directamente al organismo.
Los efectos nocivos de los que hablamos son muchos y variados. Desde distintos tipos de cáncer, hasta problemas hormonales y de desarrollo o asma y alergia, por citar sólo algunos.
Según esto, lo ideal sería olvidarse de todos estos productos. Pero, como esto es bastante difícil, apuntamos que algunos de ellos son todavía peores que otros, para que podamos elegir en consecuencia.
La mejor manera de distinguirlos es fijarse en el símbolo que aparece en muchos (no todos) de los objetos plásticos que hay en el mercado. Se trata de un numerito, que va del 1 al 7, inserto en el interior del símbolo de reciclaje, un triángulo formado por tres flechas. Como este:
Más abajo, en Fuentes Consultadas, hay un enlace al blog Mundo Nuevo en el que podéis acceder a un listado útil y exhaustivo de cada plástico, con su numeración y los perjuicios que tienen sobre el organismo.
 
 
Los plásticos más nocivos son los que aparecen con el número 3, 6 y 7. Éstos contienen 2 ingredientes químicos especialmente tóxicos, por sus efectos como disruptores endocrinos. Tales ingredientes se comportan como falsas hormonas, engañando al organismo, y así, interrumpen su desarrollo y crecimiento normales, causando graves efectos en nuestro cuerpo.
Esos productos químicos son:
-         Ftalatos.- Suavizan los plásticos. Están muy presente en los juguetes, en la liga de las fragancias de los perfumes (champús, geles, jabones, etc.)
-         BPA.- Endurece el plástico, previene las bacterias que germinan en los alimentos, y evita la corrosión de las latas. Se usa en juguetes, botellas de agua, tacitas de bebé, mordedores infantiles y revestimiento de latas. Y, hasta junio de 2011, fecha en la que la UE lo retiró de los biberones, se encontraba presente, también, en ellos.
A pesar de todos estos datos, hay quien sigue argumentando que todos esos químicos presentes en los plásticos, lo están de forma segura, pues existe una legislación que indica en qué cantidad pueden estar presentes, de forma que no supongan peligro para la salud humana. Sin embargo, hay que plantearse, la gran cantidad de residuos tóxicos a los que estamos expuestos a través de distintos productos, lugares y comidas con las que tenemos contacto. De esta forma, las “cantidades seguras” se suman en los pequeños organismos en crecimiento de nuestros niños, dando lugar a altas cantidades, no tan seguras, con los consiguientes efectos peligrosos que conllevan, a corto, medio y largo plazo.
 
 
Fuentes consultadas:
 

 

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario