jueves, 16 de mayo de 2013

SOCIEDAD QUÍMICA = SOCIEDAD ALÉRGICA

Hace unos días, publicamos una entrada sobre los elementos de riesgo, más aceptados, que concurren en personas afectadas por alergia. En este post enumeré aquellos factores que pude encontrar más asiduamente reseñados como tales. También, encontré otro elemento al que cada vez se le está prestando mas atención como posible coadyuvante al desarrollo de las alergias, ya que el aumento tan espectacular de estas patologías sugiere que existe un factor externo que, también, debe ser el causante de tanto incremento.
Este elemento no es otro que los factores ambientales, entendidos como: polución y, también, exposición a contaminantes que se encuentran en los alimentos (pesticidas, mercurio, plomo, …) o incluso el cambio climático, a través por ejemplo de la desertización. Distintos estudios están profundizando en esta circunstancia.
El Proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente) estudia la influencia de la contaminación del aire, el agua y los alimentos en los niños y su crecimiento, desde el seno materno. Esta red de investigación de grupos españoles, está analizando, igualmente, un hecho aún poco conocido, la tolerancia de cada individuo a ciertos químicos.
Dicho proyecto se realiza en distintos puntos de España, y, concretamente en Valencia, se está indagando en la relación existente entre estos contaminantes del medio con la posibilidad de desarrollar alergias o enfermedades respiratorias. Los resultados que, por ahora, se manejan, concluyen, entre otros muchos aspectos, que las madres con elevados niveles de pesticidas organoclorados en su organismo, aumentan la posibilidad de afecciones respiratorias en sus hijos.
La misma Asamblea del Parlamento Europeo pretende fomentar estas líneas de investigación y el desarrollo de la Medicina Ambiental, a la que considera disciplina transversal a la hora de la interpretación de las distintas patologías con difícil explicación que aumentan cada día de forma alarmante (entre ellas intolerancias alimentarias, alergias o asma).
Tras todo esto, parece que está claro, que nuestra vida se desarrolla en un ambiente excesivamente químico, ya desde la misma fase embrionaria, puesto que la madre es depositaria de gran parte de estos elementos, después de haber estado en contacto con ellos durante toda su vida. Y esta etapa de la vida, junto con la infancia, son las más sensibles a estas sustancias, puesto que en estos momentos el sistema inmunológico, aún, no está suficientemente maduro.
En nuestro día a día, nos rodeamos de objetos que consideramos imprescindibles fabricados con sustancias altamente nocivas para nuestro organismo, como, por ejemplo, los plásticos que nos acompañan en la cocina o los biberones de los niños,  los metales en las vacunas, en los implantes dentales o las prótesis quirúrgicas, en los perfumes o la cosmética, o, incluso, en alimentos como el pescado.
Como consecuencia, no deberíamos de extrañarnos ante la proliferación, hoy en día, de ciertas patologías. Llegando incluso a niveles de reacciones más extremas como la SQM (Sensibilidad Química Múltiple), el SFC (Síndrome de Fatiga Crónica) o la Electrosensibilidad.
Visto lo visto, sería conveniente plantearnos si debemos cambiar, en cierta medida, nuestro hábitos de vida. Se sabe que el consumo de alimentos ecológicos debido a su alto contenido en nutrientes, mucho mayor que los de los alimentos convencionales, ayuda a desintoxicar el organismo de estas sustancias.
Otra alternativa a considerar, sería analizar cuáles de los plásticos que nos rodean, y sobre todo a nuestros pequeños, podríamos reemplazar o eliminar por otros productos de igual función y materiales más orgánicos. Como ejemplo, podríamos citar la sustitución de los taper de plástico por otros de cristal, que se venden en las mismas tiendas, u, otra solución, más barata y económica, sería lavar y reutilizar los tarros de cristal para guardar la comida.
En siguientes post seguiremos buscando alternativas para hacer que nuestro entorno más cercano y, como consecuencia, nuestro planeta, sea más limpio y seguro para sus habitantes. Esperamos vuestras ideas.
 
 
FUENTES CONSULTADAS:
 
 
 
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario