martes, 7 de mayo de 2013

¿EL NIÑO ALÉRGICO NACE O SE HACE?

 
Muchas veces me he hecho una pregunta así. Y, parece ser, que puede haber un poquito de ambas cosas.
Generalmente, se suelen mencionar una serie de elementos de riesgo, tanto anteriores al nacimiento (se nace), como posteriores a él (se hace). Si bien, estos factores no son determinantes en la aparición de la alergia, sino coadyuvantes para la misma. Veámoslos:
 
-   Genéticos.- Parece probado que el riesgo a padecer alergia alimentaria aumenta si existen antecedentes familiares de atopia. Como dato, si sólo padece la alergia uno de los padres, se aumentan las posibilidades de alergia en el hijo hasta en un 50%. Si los dos fuesen alérgicos, aumentaría en un 70%. Y si lo fuese algún hermano, la probabilidad sería de hasta 10 veces mayor.
-   Lactancia materna.- La falta de la misma en exclusividad, por lo menos, entre los 3 y 6 meses, también aumenta las probabilidades de que el niño sea alérgico. Sobre todo si tiene antecedentes de atopia, pero también en ausencia de ésta, y no sólo en lo que se refiere a alergia a alimentos, sino también en dermatitis atópica y sibilancias recurrentes.
Por tanto, se recomienda evitar, en la medida de lo posible, los biberones intermitentes durante la lactancia, si se tiene claro que ésta será exclusiva. Y también,  el primer biberón que se administra en las maternidades, en algunos casos, por ejemplo, si la madre se encuentra en reanimación tras una cesárea.
-   Introducción temprana de la alimentación complementaria.- El destete entre los 4 y 6 meses de vida, se relaciona con un aumento de las alergias a alimentos y la dermatitis atópica en el primer año, y una mayor incidencia de las sibilancias en la niñez.
 
Distintos estudios han incluido también como posibles elementos de riesgo:
 
-   Nacimiento por cesárea.- Puede suponer una mayor propensión en la alergia a alimentos, más que nada en niños nacidos de madres alérgicas, debido al retraso que se produce en la colonización bacteriana del intestino del pequeño. Sin embargo, no se ha asociado esta predisposición en madres sin alergias.
-   Sexo.- Parece que existe mayor incidencia de enfermedades alérgicas, de forma general, en los niños que en las niñas. Pero, sin embargo, no se ve una relación especial con la alergia alimentaria.
-   Bajo peso al nacer.- Al igual que en la circunstancia anterior, se aumenta el riesgo de enfermedades alérgicas, aunque aún no se puede mencionar su relación con la alergia alimentaria, puesto que no se han realizado estudios en este sentido.
    - Sensibilización en el vientre materno.- Altos niveles de IgE en la sangre del cordón en el nacimiento, debida, quizás a un trasvase a través de la piel, o incluso mediante aspiración, de proteínas existentes en el líquido amniótico, puede suponer una mayor predisposición a sufrir alergias.
   También, existe alguna investigación que apunta a este tipo de sensibilización debido a un aumento de la vitamina D durante el embarazo. Lo que puede suprimir el desarrollo de los linfocitos T, encargados de regular la sangre del cordón. Esto haría mayor la probabilidad de tener alergia alimentaria, ya que se sabe, que la escasez de dichos linfocitos aumenta dicho riesgo. Por ello, se aconseja a las embarazadas, no consumir suplementos de vitamina D.
 
Sin embargo, y visto todo esto, la alergia continúa apareciendo en niños en los que no han concurrido ninguno de estos factores. Por este motivo, uno de los principales retos de la alergología, actualmente, es el descubrimiento de los mecanismos intervinientes en la aparición de esta enfermedad, para, consecuentemente, poder prevenirla y tratarla de una forma más eficiente.
En este sentido aparecen líneas de investigación, no nuevas, porque ya esto se había apuntado anteriormente, pero sí muy centradas en analizar el impacto medioambiental en la aparición de las alergias, no sólo respiratorias, si no también alimentarias o dermatológicas. Pero, estos aspectos, los dejaremos para otro post, si no éste quedaría demasiado largo.
  
FUENTES CONSULTADAS:
  
 
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario