domingo, 17 de diciembre de 2017

MOVIMIENTO ZERO WASTE

Que el cambio climático es ya una realidad palpable, nadie lo pone en duda.

Que hay que hacer algo para revertir esta situación, tampoco. 

Pero, no podemos esperar a que las "grandes esferas " tomen cartas en el asunto.  Las razones económicas son demasiado poderosas...

Nosotros, sin embargo, como seres individuales que se unen por un objetivo común, tenemos el poder de hacer virar esta inercia, que parece imparable, y que no nos llevará a buen puerto. 

No debemos mirar hacia otro lado y evitar la responsabilidad que nos corresponde. No podemos taparnos los ojos y seguir en este despropósito. No. Ni por nosotros, ni por los que vendrán. 

Cambiar la manera de consumo es un arma tremendamente poderosa. Concienciarnos de la necesidad de comprar diferente, de exigir iniciativas más sostenibles, de no basar nuestra felicidad en el gesto de adquirir, de atesorar.

De ahí que en nuestro blog nos guste tanto el movimiento Zero Waste. Nacido en EEUU., cada vez está llegando a todos los países del mundo. 

Sus mandamientos, RRRC:

- Rechazar. Sobretodo los plásticos que nos envuelven, mayormente nuestra comida. Además de tóxicos, son terriblemente contaminantes.  Y todo aquello no sea respetuoso con el medio ambiente.

- Reducir. Consume con cabeza. ¿Lo necesitas de verdad? Si la respuesta es no, no lo compres. Es totalmente prescindible.

- Reutilizar.  Recicla. Arregla (si no te es posible, localiza tu punto limpio más  cercano). Tunea. Es sostenible, ahorras dinero y es divertido.

- Compostar.  Así evitamos que los deshechos orgánicos produzcan metano.

Os iremos subiendo ideas a nuestro Facebook, según vayamos haciendo o leyendo, y poder contribuir así a que os animéis a producir el cambio que necesitamos.

Eso sí,  ¡MUY IMPORTANTE!. Mirad el Zero Waste con perspectiva.

Lo importante es no decaer, e irse fijando metas a corto plazo. Si nos obsesionamos y pretendemos emular esas noticias de familias que generan 0 basura, lo más probable es que abandonemos la idea y la veamos inviable.

Analiza tu casa, tus horarios y tus circunstancias y decide dónde incidir. Poco a poco, iras incorporando más objetivos para incluir en la iniciativa.

Sin prisa. Pero sin pausa.

domingo, 7 de agosto de 2016

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

INVISIBLE, es una palabra mágica durante la infancia. Al menos, ese es el recuerdo que yo tengo.
Es un concepto que todo lo puede. Lo que nada es, puede serlo todo. Y se ve que mis hijos comparten esa fascinación por la palabra INVISIBLE.
No hace falta ver para creer. "¡Correeee! ¡Nos persigue un dinosaurio invisible" "Mami, ¿quieres probar la sopita invisible que te he preparado?".
Así que, con dos hijos pequeños, en ¡ese mundo invisible andamos cada día! Jugando-aprendiendo con utensilios, muñecos, comidas, animales y fuerzas invisibles.
En estas semanas, con mi peque de cuatro años, jugamos-leemos cuentos invisibles. Colocamos las manos a modo de sostener un libro. Hacemos ademanes de pasar las páginas según avanzamos la lectura. Y contamos "a la limón" historias fantásticas, absurdas y emocionantes, para saltar, a continuación, a otras que lo son aún más. Y es que, en las páginas de estos libros invisibles conviven osos panda con marcianos, dinosaurios, varitas mágicas y familias de vocales en mayúscula y minúscula.
Inventamos el texto con palabras sencillas y dejando volar la imaginación sin ningún tipo de límite, lo que nos propicia tratar cualquier tema y solucionar todo tipo de situaciones de una manera respetuosa y práctica.
Pero, lo que más nos gusta es contemplar sus invisibles ilustraciones. Llenas todas ellas de vivos colores y ondulados mares con soles brillantes y gruesas capas de nieve.
Ya lo decía El Principito: "Lo esencial es invisible a los ojos".

martes, 19 de abril de 2016

VAMOS A RECICLAR!!!

Por distintas circunstancias, como os comentábamos hace unos días, dejamos de estar activos en el blog.
Pero esto no nos ha supuesto impedimento para seguir pensando en retomar la actividad en el momento que nos fuese posible.
Y, entre las cosas que nos apetecía incluir en nuestra Naturalandia era una sección de reciclaje. Me encanta reciclar!!!
Lo que más me gusta de reutilizar algo es hacerlo de manera que no necesite realizarle cambios que sean muy costosos.
No soy muy partidaria de crear esos objetos que provienen de la reutilización de otros, pero que, para ello, necesitan la compra de multitud de elementos varios (pinturas, barnices, mil herramientas especilizadas,...).
Así que iremos compartiendo por aquí ideas, páginas y fotos con vuestras ideas de reciclaje que tengáis a bien enviarnos, para que aprendamos todos de qué manera podemos ayudar a reducir tanta basura y deshechos que están acabando con nuestro planeta.
Ni que decir tiene que si las ideas son destinadas a realizar con niñ@s, mejor que mejor! Así los educamos en esta dinámica tan necesaria.
Aunque ellos, grandes imitadores de sus mayores, interiorizaran esa manera de actuar únicamente con ver que nosotros la empleamos cada día.
Yo, por mi parte, comenzaré con una funda de bolis improvisada a través de un estuche de autoinyector de adrenalina que ya me caducó. Lo llevo en el bolso y así cuando busco un bolígrafo para escribir algo, lo localizo inmediatamente en el interior del bolso. Mientras, antes, se me perdía entre la multitud de cachivaches de acumulamos el él.
Os dejo foto. Como veis, caben hasta dos!!!